Los Simpsons... ¿Hasta cuando?

Tengo 27 años, y desde que tengo uso de razón he visto Los Simpsons. Crecí queriendo ser como Bart y ahora trato de no convertirme en Homero.

Ésta es la serie más exitosa de la historia de la televisión, ha sido la más transmitida y la que más episodios al aire lleva (564 y contando). La familia amarilla es parte importantísima de la cultura pop, son parte de nuestra generación.

Yo, desde niño he sido fanático de la serie animada, aún cuando en aquel entonces no entendía la mitad de los chistes, los veía a diario. Durante décadas los he visto a diario: los vi por venevisión, por fox, los he visto en inglés, en portugués y hasta en el horrible doblaje gallego que le ponen en España. Toda mi vida he usado ropa de los Simpsons, y aún tengo franelas alusivas a la serie. Y es que la conozco tan bien, que puedo decir los diálogos de episodios enteros, me sé las citas célebres de sus personajes y hasta las llaves de mi casa las sostiene un llavero de Homero en ropa interior.

Sin embargo, hay algo que debe ser dicho: Los Simpsons deben ser cancelados.

Muchos brincarán y dirán que estoy loco, pero la verdad es que, después de la décima temporada, esta serie animada ha ido en picada, los chistes se han vuelto absurdos, rebuscados y en la mayoría de los casos, malos. Para ser sinceros: ver los episodios nuevos da ladilla.

Las primeras temporadas fueron tan épicas que fueron la base para que surgieran las tantas series animadas para adultos que hay ahora: Padre de Familia, American Dad, South Park, entre otras. Pero, la verdad, es que no soporto a los personajes de ahora, y es que ya no saben que más inventar. Tomemos como ejemplo de eso a Homero, que pasó de ser el Padre irresponsable y con estupidez moderada a ser un retrasado total; o a Bart que pasó de ser el chico problema pero genial que todo niño quería imitar a ser un gafo que quiere dárselas de malo. Con relación a Marge y a Maggie, en una entrevista, Matt Groening, creador de la serie, explicó que Maggie es un cacho; que él siempre quiso exponer el tema de la infidelidad. Y Lisa pasó de ser la voz de la razón a ser una liberal casi extremista. Los personajes secundarios es peor y la trama, absurda. 

Es normal que pase esto, ya que Los Simpsons han hecho de todo, van 25 años transmitiéndose y casi 600 episodios, después de tanto tiempo, es entendible que se acaben las ideas, pero dejen que la serie termine con dignidad.

Como dijo Kurt Cobain: es mejor quemarse que apagarse lentamente.

Aquí dejamos un vídeo que encontramos en youtube de los mejores momentos de la serie. Nada oficial, una selección de algún aficionado, pero quisimos compartirlo.