Consejos para tu closet

Nuestro querido y odiado closet. Aquel espacio lleno de nada que ponerse y es que, aceptémoslo, vivimos diciendo no sé qué ponerme, debo comprarme tal cosa, no tengo nada para tal ocasión, y cuando abres esa mágica puerta, resulta que está lleno de cosas, es probable que ya no uses el 50% de lo que está allí.

Una de las ideas más prácticas que se podrían aplicar es que de manera eventual, hagas lo que se conoce como una limpieza de closet y no se trata de agarrar un pride y limpiar la madera, sino de que saques toda la ropa y vayas ordenando en pilas de “me lo voy a poner”, “es lo que a cada rato uso”, “¿En qué estaba pensando cuando lo compre?” y “eso no lo va a usar ni Marimar”, en otras palabras: lo que usas, lo que vas a usar, lo que puedes regalar y lo que tienes que botar. Una opción alternativa es que la ropa que tienes pensado regalar te la lleves a un mercado de los corotos, la vendes y así te ganas un dinero extra que podrías usar para la compra de nuevas prendas que deseas adquirir, como dice el dicho “la basura de uno es el tesoro del otro” o algo así.

Para ayudarte en esta tarea te dejo unos consejos sobre qué cosas debes guardar o botar apenas las veas:

Lo que debes conservar:

- La ropa de tu pareja: si vives con alguien es probable que ese closet este compartido y sería de muy mal gusto que echaras a la basura toda su ropa. Aunque puedes aprovechar de tirar “por accidente” esa camisa que tanto odias.
- Jeans: procura que estén en buen estado. Lo mejor de esta prenda es que pueden ser versátiles y además puedes usarlo varias veces sin que se note que están sucios.
- Accesorios: los básicos de toda vestimenta. Te puedes colocar la camisa más simple del mundo y un maxi collar o una bufanda pueden darle la vida que necesita.
- Ropa de color negro: no es que queramos que te pases a la onda dark, pero siempre es útil tener un vestido, un pantalón y un suéter o chaqueta negra con los que puedas ir a trabajar, a una cita, fiesta o en el peor de los casos, a un funeral.
- Tu outfit favorito: porque aunque sea una franela deportiva, si te hace sentir como Sofía Vergara en plena alfombra roja, esa prenda logra su cometido.

Lo que debes botar:

- Ropa rota: está bien que te encante esa blusa aguamarina, pero ya ha sido remendada como 3 veces así que al igual que un ex novio: debes dejarla ir.
- La ropa 3 veces más pequeña o más grande: en este caso el tamaño sí importa, no puedes lucir como un saco de papas -correrías el riesgo que los de Mc Donald’s te secuestren- ni parecer una hallaquita mal amarrada.
- Ropa prestada: ¡no debes botarla sino devolverla! Es mejor que tengamos cosas que sean nuestras y no de alguna amiga o familiar. A fin de cuentas si la dañas tendrás que comprar una nueva y no será para ti.
- Ropa que tienes más de 5 años sin usar: aunque sea nueva, si nunca te has puesto esa prenda es probable que no la utilices en tu vida así que procura deshacerte de eso.
- Lo que no te guste: es tu closet, así que es probable que lo que esté dentro de él lo hayas elegido tú, pero estemos claros de que muchas veces hay cosas que al verlas pensamos ¿qué estaba pensando cuando lo compre? o seguro me detestopara regalarme algo así. No haces nada con eso más que acumular cachivaches, así que es tu momento de brillar y ¡regálalo!