7 Lugares para empalagarte en Caracas

Cualquiera que ha probado un refresco extranjero sabe muy bien que los venezolanos somos demasiado dulceros, a las fórmulas de los refrescos normales siempre le agregan más azúcar para hacerlas agradables a nuestro paladar. Quizás por esto, a pesar de ser el país número uno de las misses, con su pan integral y dietas de agua con lechuga, la obesidad alcanza cerca del 30% de la población;  ¿Pero cómo decirle que no a esta lista de exquisitas bombas dulces? Ya sea que vayas a hacer un cheat meal o a lucirte invitando al cuadre a comer, no te puedes perder de estos sitios para volverte loco comiendo postres.

Rey David  –  Los Palos Grandes.

Rey David es un sitio que te transporta a un palacio europeo desde que divisas el carruaje de la entrada, el empeño que ponen en la decoración es simplemente espectacular. Las lamparitas de las mesas, la iluminación, las barandas de las escaleras, las plantas, la temperatura, los estantes con infinidad de delicateses y dulces importados; en fin, un paraíso para los dulceros donde cada cosa está en el sitio correcto. Los ojos se cansan con la cantidad de postres divinos y frescos que sirven, es el sitio número uno para convencer a esa chama que se hace la difícil. Para mí, el mejor de todos los postres es la torta de chocolate rellena de Nutella y decorada con un bombón Ferrero Rocher. Seguro se llevan un susto a la hora de pagar la cuenta pero no habrá conquista que se les niegue después de esto, además, la atención es tremenda.

Heladería Artesanal Dolce Sapore – Planta Baja del C.C.C.T

Están de moda los helados de yogurt de máquina, pero por sabrosos que sean, a mí nada me mata un buen helado artesanal tipo gelato.  Aquí, en  Dolce Sapore tienen unos que no tienen nada que envidiar a las heladerías más grandes y famosas. Las porciones son considerables  y valen lo que cuestan. El helado es cremoso, espeso y con mucho sabor.

Tienen unos helados de lo más originales, como el de lechosa, el de amaretto, el de nutella y el de Ferrero;  Considero que el mejor es el de pie de limón, pero todos son exquisitos. No tienen donde sentarse pero para nuestra fortuna, hay mucho para caminar en el centro comercial.

Don Goyo – C.C.C.T. / C.C. Líder / C.C. Blandín / Aeropuertos Nacional e Internacional de Maiquetía

Después de comer en Don Goyo admito que ha sido muy difícil volver a comer golfeados en otra parte. Son tan esponjosos, ligeros y dulces. Es un pecado pedirlos sin esa rueda de queso de mano fresco que equilibra, de un modo tan maravilloso, ese sabor del golfeado. Por más que te lo entreguen con las servilletas siempre terminas con las manos como un bebé. Además, tienen sabores exóticos como el de pizzeta, aunque nada como el original. Siendo sinceros, le hacen justicia a su lema, uno sólo no basta, jamás he podido salir de ese sitio sin comer por lo menos dos. Parada obligada en el Aeropuerto, sobre todo para aquellos que se van del país.

MaxiDonas  – Los Dos Caminos

Con lo rápido que se han extendido, no entiendo cómo hay personas que aún siguen sin probarlas. Las maxidonas no son donas comunes, son esponjosas, frescas y tienen rellenos que jamás se te hubiesen pasado por la cabeza, como nutella, arequipe, chocolate, crema pastelera, crema de limón, moka, baileys, fresa, manzana, mora, melocotón o guayaba. Además ofrecen varios sabores de smoothies espectaculares, pero les sugiero que las acompañen con agua mineral, para no morir empalagados.

Panadería Las Nieves  – El Rosal

La Panadería La Nieves es un ícono del Rosal, la comida es muy buena pero la pastelería es incomparable. Todos los postres son riquísimos. Las cinco estrellas se las llevan el pastel de manzana y la cola de langosta rellena de Nutella.

El estacionamiento es pequeño y siempre está ocupado porque es un muy sitio popular, pero la espera vale la pena. Es un lugar perfecto para darse un respiro del tráfico y el trajín, con un dulcito y un buen café.

Heladitos de Sabas Nieves  – Sabas Nieves

Cuando uno decide subir a Sabas Nieves, la mejor recompensa de la subida son esos heladitos artesanales con pedacitos de frutas, en el puesto de guardaparques los venden de mora y fresa.  Son impelables aunque solo aceptan efectivo.

Que Churrísimo  – El Hatillo

Los churros de Chana, los primeros del Hatillo, son preparados con mucho amor y una receta secreta que involucra un toque de yuca. Los fines de semanas,  la cola para comprar siempre sale del local, porque es imposible resistirse a estos churros tan frescos, que vienen glaseados y rellenos de delicias como chocolate, arequipe y crema chantillí.

También ofrecen una gran variedad de batidos. Vale la pena esperar para probar estos fabulosos churros que combina muy bien con el frío de la zona. Éste es otro sitio donde puedes preguntar lo que sea y nunca te van a contestar que no.