Cada Santo con su tema

¿Te ha pasado que estás atravesando una situación difícil y quieres la ayuda de un ser superior? Siempre la gente dice “préndele una vela a los santos”, así que siempre me he preguntado, ¿cómo sé cuál es el santo al cual pedirle?
Cada santo católico es patrono de una profesión, oficio, cosa o región. Nosotros queremos enseñarte cuales son algunos de ellos para que vayas corriendo a buscar la estampita que te toca.

¿Quieres pedir algo relacionado con una vivienda u hospedaje?
Entonces, debes prenderle una vela a Santa Marta. Ella es la patrona de las casas y los hoteles. Fue canonizada porque le dio estadía a Jesús cuando él resucitó a su hermano, Lázaro (sí, el mismo de “Lázaro, levántate y anda”)

¿Quieres pedir algo relacionado a la música?
Pues, la indicada para ese trabajo es Santa Cecilia. Patrona de los músicos. Fue una virgen mártir, a la que intentaron matar ahogada, quemada y decapitada: nunca pudieron. La fecha de su muerte se tomó como el día del músico (22 de noviembre).

¿Vas raspado en el colegio o en la universidad?
La velita que debes prender es para Santo Tomás de Aquino. Patrono de los estudiantes, colegios y universidades. Fue el primero en decir que la ciencia y la religión eran compatibles. Era un teólogo estudioso de la iglesia católica.

¿Cuándo estabas en kínder, tu caraotica no germinó?
Es hora de pedirle a San Isidro Labrador. Santo de la agricultura. ¿Recuerdas esa expresión “San Isidro Labrador, quita el agua y pon el sol”? Bueno, por ahí viene el asunto. Era un agricultor al que se le han reconocido milagros relacionados en el área.

¿Quieres ganarte el papel en la obra o en la película?
Pídele a San Juan Bosco, él es el patrono del cine, de los editores y hasta de los aprendices. Él fue el fundador de la congregación Salesiana. Fue un educador fajado. Promotor número 1 de la imprenta en el cristianismo.

¿Te sientes mal o estás preocupado por la salud?
La vela debe ser prendida en nombre de San Juan de Dios. Patrono del corazón, enfermedades, las enfermeras y los Hospitales. Fue un enfermero portugués que dedicó su vida a sanar pobres y enfermos.

¿Quieres que ese chico se enamore de ti?
Si creíste que el santo para ese trabajo era San Valentín, estás en lo cierto. Es el santo del amor. Pero resulta que hay un santo para buscar pareja, y es San Antonio. A éste le tienes que poner la estatua o estampita de cabeza, para presionarlo. Sólo lo cambias de posición cuando consigas a tu media naranja.

¿Quieres plata, billete y caer en el pecado de la codicia?
El santo para eso es San Mateo. Patrono de los bancos, banqueros, contadores y la gente con plata. Fue uno de los apóstoles de Jesús. No sabemos por qué es el patrono de esto. Quizás era un pichirre en su tiempo

¿Qué se le puede pedir a San Lucas? Seguro pensaste mal. Resulta que San Lucas es el patrono de los escultores, pintores y encuadernadores. En algunas regiones, también es considerado patrono de los cirujanos y de los solteros. Quizás por ahí viene el famoso refrán.

¿Trabajas en el área de la salud, metiste la pata  y ahora necesitas ayuda celestial?
Eso es un trabajo para San Cosme y San Damián. Patronos de los médicos, odontólogos y cirujanos. Eran hermanos, ambos médicos y curaban a los enfermos sin cobrar un medio. Se le acreditan unos milagros cuando estaban vivos. Murieron mártires: fueron torturados y quemados vivos, pero como no lograron quitarles la vida, fueron decapitados.

¿Se cayó el Wifi mientras se cargaba una película?
No desesperes, resulta que el internet también tiene un santo patrono: San Isidoro de Sevilla. Se le dio este patronazgo porque él fue el primero en crear una base de datos en el siglo VII, ya que recopiló todos los conocimientos de su tiempo, ordenándolos de manera racional.

¿Tu mascota está enferma o te preocupa demasiado el medio ambiente?

Ese departamento celestial está a cargo de San Francisco de Asís. Patrono del medioambiente, las mascotas, los sastres y los fabricantes de telas. Fue hijo de un rico comerciante, pero dedicó su vida a vivir en la pobreza extrema, convirtiendo gente al cristianismo. Él fue famoso por haber tenido estigmas externos y visibles -experimentar, de forma física, todo lo que vivió Jesús en la cruz-.