Qué haría Jesús

Ya sabemos que la paciencia es la madre de todas las virtudes, pero el ocio es la madre de todos los vicios, y ya que no apoyamos ningún tipo de vicios, veamos más bien unos hobbies perfectos para entrar en el espíritu de Semana Santa, inspirados nada más y nada menos que por el protagonista del asueto, Jesús. Sigamos su ejemplo, y así conseguiremos las actividades más divertidas para realizar esta semana, como éstas:

La pesca
Mis amigos conservacionistas me odiarán, pero ya que no se debe comer carne, dedicarse a la pesca puede ser una excelente actividad familiar. Con atarraya, caña o a mano, siente la satisfacción de llevar a tu hogar el sustento. Además, esta es una época de milagros, así que quien quita, quizás a la hora de comer se produzca  la multiplicación de los peces. -no la que dijo Maduro-.

Carpintería
La noble profesión del salvador supremo, y del que hizo su cruz también. ¿Qué les parece? Pueden construir algo con sus propias manos esta semana, porque, en definitiva, tendrán tiempo, aunque quizás no haya ferreterías abiertas.

Tomar vino
Es cierto, no apoyamos ningún tipo de vicios, pero si Yisus lo hacía ¿por qué uno no? Tal vez el vino esté caro, pero podrían comprar otra cosa y esperar que en esta época mágica ocurra otro milagro; quizás el cocuy se convierta en vino. Ah, y recuerden no manejar si prefieren esta opción.

Levantamiento de pesas
Si recuerdan la anécdota bíblica, Jesús cargó una cruz gigante. Empiecen con algo pequeño como un botellón de agua o un saco de cemento. No lo vean como una pérdida de tiempo. ¡Vamos! Jesús es la única deidad con los cuadritos marcados, por algo será.

Levantar muertos
Jesús tenía entre sus habilidades levantar a los muertos: él levantó a Lázaro. Dependiendo de tus gustos, tú también puedes levantarte a un Lázaro y/o enterrarlo.

Salir con prostitutas
Para todos es bien sabido que nuestro Señor tenía a María Magdalena, era su amiga. No digo que haya que hacer nada, sólo que, bueno… Puedes salir con una y ver qué tal te va a ti. 

Ir a un raver 
Quizás no fue lo que hizo Jesús, pero si yo acabo de salir de tremendo rollo, querría distraerme, y ¿qué mejor forma de distraerse que yendo a un raver? De seguro fue por eso que antes de regresar a casa se lanzó una rumba de 3 días.

Hasta las actividades más sencillas o pecaminosas pueden parecer divinas esta semana. Espero que se diviertan, y sigan el ejemplo del señor.