Quiero viajar y no tengo plata: Airbnb y Couchsurfing

En los últimos tiempos, hemos pasado con frecuencia por ese triste momento en el que nos damos cuenta de que tenemos ganas de viajar, pero muy poco presupuesto. La plata que tenemos en la cartera sólo nos alcanza para un ticket simple de metro, y queremos ir a Nueva York pero sólo podemos llegar a la calle “Nueva York” de Las Mercedes. En nuestra eterna búsqueda de formas originales y ahorrativas de hacer las cosas, investigamos bastante sobre una de las cosas más difíciles de solucionar en la actualidad a la hora de ir al exterior: el alojamiento, porque los resorts elegantes están fuera de lo que se puede pagar. Y, aunque no lo crean, es posible viajar gastando lo menos posible, lo cual es una buena noticia cuando hay que estirar ese cupo de dólares. Por si acaso, no estamos hablando de ir a comerle la comida a tu pana que se fue del país hace dos meses y te tiene el sofá-cama reservado.

Sabemos que si no tienes un familiar o conocido en el destino a donde planeas ir, es probable que te aterre caer en la quiebra pagando hospedaje en un hotel, con personal que te atenderá sólo por ser su trabajo, y muchas veces estos lugares quedan fuera de la ciudad –porque los que quedan en pleno centro te sacan un ojo de la cara-. Por fortuna, ya no hay que preocuparse más por eso, ya que existen dos alternativas que te enseñarán que es posible viajar al estilo “trotamundos”: Airbnb y Couchsurfing. Ambos son servicios muy diferentes, pero tienen el mismo propósito de ofrecer posada a personas aventureras dispuestas a recorrer el mundo con poco dinero. Aquí te mostramos de qué va cada una:

AIRBNB

Si lo tuyo son los viajes convencionales en los que pagas por una habitación o un lugar donde quedarte, y deseas disfrutar de ciertas comodidades, esta opción te caerá como anillo al dedo. A través de la página web Airbnb puedes rentar un espacio que funciona como alojamiento, ofreciendo varios tipos de viviendas: habitaciones individuales, compartidas, apartamentos o casas enteros, ¡e incluso castillos! –sí, puedes cuadrar para tener tu propio paraíso con mesa redonda y todo-. Los precios se adaptan a todos los bolsillos, siendo posible alquilar un apartamento por al menos 23 dólares la noche, dependiendo de la ciudad a la que vayas. Además, puedes contratarlo por una noche, una semana, o un mes; hay muchas posibilidades.

Una particularidad de Airbnb es que los espacios son ofrecidos por anfitriones que te atenderán y se asegurarán de que tu estadía sea espectacular, estando dispuestos a rentarte su casa o apartamento y compartir una conversación o un buen rato contigo. Se pueden rentar sitios para varios huéspedes, y este servicio está disponible en 34.000 ciudades de 190 países alrededor del mundo. Y también tienen disponibles 600 castillos, aunque nos preguntamos ¿quién rayos puede ser capaz de alquilar un castillo? ¿Entre los anfitriones estará alguna princesa de Disney? Eso tenemos que averiguarlo.

Otra ventaja que tiene esta página es que tiene su propia aplicación para equipos móviles, así que puedes planificar tu viaje desde donde te encuentres.

COUCHSURFING

Ahora, si te sientes más aventurero, la cantidad de dinero que tienes es mucho más reducida, y/o estás dispuesto a conocer personas de otras culturas a fondo, esta opción es para ti. Couchsurfing consiste en una red de anfitriones –llamados hosts o surfers-, que ofrece la oportunidad de conseguir estadía de forma totalmente gratuita, siendo el único requisito llevar las ganas de compartir experiencias, conocimientos y aspectos de tu cultura con el host local que te reciba. Eso sí, esta opción se va más hacia lo guerrero; te pueden ofrecer un sofá, un colchón inflable, una colchoneta o una habitación aparte, siendo la idea que seas más invitado y menos huésped.

También trabajan con algo que se llama “Couch status”, donde los hosts especifican si tienen las condiciones para alojar a un invitado, y existe la posibilidad de que quizás no puedan ofrecerte posada, pero estén dispuestos a mostrarte el lugar y compartir contigo todas las actividades que haya allí, siempre y cuando los contactes con anticipación. Se fomenta la creación de amistades entre personas de todo el mundo, y se manejan muy estrictos controles de seguridad para que tengas la mejor experiencia. 

Tienes que asegurarte de que la persona con la que cuadres quedarte no sea una loca de carretera; pensando en eso, la página ofrece un servicio de mensajería instantánea para que te comuniques con los posibles anfitriones sin tener que dar tu teléfono ni tu e-mail. También cuentan con una aplicación que puedes bajar a tu teléfono; planificar dónde quedarte nunca había sido tan fácil.

Todo lo que debes hacer es ingresar a la página que más se acomode a tus planes, registrar tu información y contactar posibles anfitriones; así podrás empezar a hacer realidad el viaje de tus sueños, porque nada debe impedirnos conocer este mundo que tantas cosas tiene para ofrecer.