5 asociaciones para creer en Venezuela

Es fácil ser cínico cuando no se está pasando por una situación particularmente difícil, y a pesar de todo lo que sucede en el país, siempre hay alguien que puede estar peor que tú. Es por eso que fuera del tono humorístico normal de Dominó y Truco, quiero invitarlos a conocer más acerca de las asociaciones y las personas que día a día, sin importar qué tan complicado sea tener esperanza, ayudan a otras para hacer de Venezuela un mejor lugar.

Proyecto Nala
Apuesto que más de uno de nosotros ha visto un perro callejero con la pata herida. Pensamos “pobre perrito”; quizá le damos alguna sobra y seguimos con nuestro día. Pero Ann González no es cualquiera de nosotros, cuando encontraron a Nala, una cachorra con gusanos en la pata y al borde de la muerte; ella se dijo “Ella tiene que vivir”.
Así nació Proyecto Nala, que se encarga de crear ‘sillas’ de ruedas y carritos de materiales reciclados, para asistir el movimiento de mascotas que tienen dificultad de movimiento, sin importar que tan lejos estén. El lema es “No a la eutanasia por discapacidad”.
Ann, que no tenía suficiente con hacer las sillas para los animales de los demás, incluso publica videos explicativos para la medida de las mascotas y tutoriales para crear los aparatos en casa. La mejor parte es que tiene un mini refugio en su propia casa donde tiene sus propios perritos rescatados, que cabe resaltar son tan tiernos que dan unas ganas incontrolables de abrazarlos.
Si quieres donar o simplemente leer más sobre Ann y su proyecto visita  https://www.facebook.com/proyectonala/


FUNDANA
Fundana fue creada en 1991 con el objetivo de acoger en sus Casas de Abrigo niños en situaciones peligrosas entre los 0 y 6 años de edad. Los niños son cuidados por madrinas y tías que se encargan de criarlos, supervisarlos y darles cariño todos los días, dándoles la oportunidad de desarrollarse en un medio que les permita crecer sanos y felices.
El objetivo es reinsertarlos en un medio familiar, ya sea con una familia de acogida temporal, una familia adoptiva o con miembros de su propia familia una vez que se les oriente para romper el ciclo de la violencia y maltrato.
Además de las Casas de Abrigo donde hay cerca de 110 niños, Fundana tiene otros programas de ayuda, como Ángel de la Guarda, que se encarga de acoger y orientar psicológica y legalmente a mujeres víctimas de maltrato y a sus hijos; o PROFAM, que brinda apoyo y guía a las familias de niños maltratados para corregir la situación que generó la disfunción familiar.
En Fundana se cree que no importa la situación, con la orientación correcta, todas las personas pueden corregir sus hábitos. Que forma de creer en el país dando el ejemplo.
Si quieres hacer un aporte, ser voluntario o simplemente quieres leer más acerca de Fundana entra a http://www.fundana.org/


Fundación UMA
Hay pocas cosas tan rudas en la vida como pasar hambre. Por suerte, existe gente como la de ésta fundación. El Comedor de la Esperanza se encarga de ofrecer de forma gratuita ropa, comida y más que nada, mucho afecto a las personas en situación de calle. Ciertos días del mes los voluntarios se concentran en un lugar público de varias ciudades del país y se encargan de eso.
Además de eso tienen dos casas hogar, una para adultos mayores y otra para niños entre 5 y 12 años, donde les dan hospedaje, alimentos y atención hospitalaria.
Si quieres hacer un aporte, ser voluntario o simplemente quieres leer más acerca de la Fundación UMA entra a http://www.facebook.com/fundacionuma/


Buena Voluntad
Yo apoyo esa teoría de Led Varela que dice que todas las personas discapacitadas perdieron su chance de no hacer nada cuando llegó Maickel Melamed, pero por supuesto que todos necesitamos ayuda para elegir lo que queremos hacer con nuestras vidas. Las personas de Buena Voluntad se encargan de la rehabilitación y habilitación socio-laboral a personas con discapacidad cognitiva, motora, intelectual, sensorial y psicosocial. En palabras simples; preparan tanto a las empresas a donde van como a las personas con algún tipo de discapacidad para la vida laboral.
A los beneficiarios se les ayuda con todo, desde cursos y capacitaciones para aprender habilidades que les permitan se útiles en un entorno de trabajo hasta ayuda a las empresas que los van a contratar para saber cómo canalizar sus habilidades. Los beneficiarios no tienen límite de edad, siempre que tenga más de 17 años. Dependiendo de su condición se determinan sus capacidades y elabora un plan de integración a un empleo adecuado del que se lleva un seguimiento constante.
Si quieres hacer un aporte, ser voluntario o simplemente quieres leer más acerca de Buena Voluntad, entra en http://www.buenavoluntadvenezuela.org/


Asopica
Asopica es, en palabras de sus fundadores, un 'vínculo de unión efectiva entre gente de Caracas y Apure’. La asociación se creó como una forma de ayudar a la comunidad indígena del río Capanaparo en los alrededores de San Fernando de Apure, una zona popular de pesca deportiva.
Al ver el nivel de analfabetismo y desnutrición de los niños dispersos por la zona, sus fundadores, que no sabían nada de escuelas, se pusieron de acuerdo para comprar un terreno y desarrollar una. Así nació la Escuela Integral La Coromoto, donde los niños pueden estudiar hasta el cuarto grado de primaria, luego pueden trasladarse a culminar sus estudios en San Fernando con el apoyo de la fundación. La educación de la escuela deja a los niños en un nivel paralelo a las escuelas tradicionales, y todo esto reforzando el idioma y las tradiciones de la etnia  Yaruro/Pumé a la que pertenecen la mayoría de los niños.
A final del año escolar incluso realizan un plan vacacional con todos los miembros de la comunidad que quieran participar, suena como una escuela soñada.

Si quieres hacer un aporte, ser voluntario o simplemente quieres leer más acerca de Asopica, entra en http://www.asopica.org/ y chantdeni cono bó –“Pórtense bien”-.