Bob's Burgers: La joya escondida de FX

Esta serie creada por Loren Buchard ha hecho lo que pocas series animadas han logrado: Salir del eclipse de Family Guy y Los Simpsons para alcanzar reconocimiento y, más importante, un gran número de aficionados que la mantengan viva. ¿Pero qué la hace tan especial? Quizás sea que nos recuerda lo mejor de otras series animadas manteniendo todavía su propia identidad.

Bob's Burgers, como la gran mayoría de las series animadas para grandecitos, trata sobre una familia: Los Belcher, quienes manejan un local de hamburguesas en un pueblito turístico a la orilla del mar. Para comenzar, la dinámica familiar es muy diferente a otros ejemplos de Fox. Bob, el padre, es la figura paternal centrada y razonable, a pesar de sus excentricidades, siendo más parecido a un Héctor Reyes (o Hank Hill si vienen con esa del lenguaje original) que un Homero Simpson. De esta misma manera su esposa, Linda, con su amor por hacerse notar y su acento de clase obrera neoyorquina, se siente como dos tercios Peggy y un tercio Fran Fine.

Pero el mundo donde transcurren sus aventuras sin duda es más Springfield o Quahog que Arlen. Los Belcher, quienes viven arriba de su restaurante, son vecinos de un alegre agente funerario, su renta es cobrada por el Sr. Fishoeder quien además es dueño de la mitad del pueblo y luce como villano de James Bond y viven aventuras que van de lo mundano (la familia va a un programa de concursos, los niños se escapan de casa a donde su tía, Bob debe trabajar como taxista) hasta lo alucinante (uno de los hijos se encuentra un inodoro con la tecnología que le permite hablar, los niños organizan un casino en el sótano, Bob debe infiltrarse a una convención de fans de Mi Pequeño Pony).

Pero los que brillan de verdad son los niños. Tina, con su incomodidad entre la niñez y la adolescencia y su amor por igual de cosas tan varias como ponys y zombis se ha convertido en emblemática, algo así como una Tina Fey de 14 años. Gene, el único varón entre los hermanos Belcher es uno de esos personajes escandalosos que amas u odias con poco espacio para un punto medio y Louise, con sus gorro de conejo y disparatado maquiavelismo la hacen un encanto inolvidable.

Muy lamentable que, mientras Bob’s Burgers es trasmitido por FOX en Estados Unidos junto a Family Guy y Los Simpsons, en América Latina la serie ha sido puesta a un lado. No siendo tan adulta o famosa como sus homólogos de Seth MacFarlane, se ha salvado del bloque que FX tiene en las madrugadas del día de semana pero en su lugar presenta un horario errático de las tardes con casi ninguna publicidad. Cuando un canal de televisión no quiere un programa de televisión es bastante claro y lamentable para sus fans, pero creando consciencia quizás se pueda hacer algo al resto.