Casarse en Venezuela ¡sí se puede! 10 tips para lograr la boda de tus sueños por menos.

Tu novio de 8 años por fin decidió pedirte matrimonio, y tú en vez de estar gritando de la alegría estás es pensando cómo vas a hacer la fiesta y cuánto te va a costar. Sabemos que hoy día en Venezuela hasta los cumpleaños están imposibles de celebrar, y que ni que te juegues cien sorteos del Kino Táchira vas a conseguir la plata para pagar la boda que siempre soñaste. Pues, no te prometo que te salga gratis, pero si bastante económica si sigues algunos de estos 10 consejos.

1. Mantén la fiesta realista.
Bien sea que sólo te cases por civil o también por la iglesia, mi mayor consejo es que pongas los pies en la tierra. Vives en Venezuela, no es Suiza y todo está por los cielos. Sobre todo el precio de los salones de fiesta. Entonces, ¿por qué no hacer la recepción al aire libre? Alquila una casa en la playa, o en el campo -lugares hermosos como Choroní, Tucacas, La Colonia Tovar, o hasta la Gran Sabana-. O si alguno de tus familiares tiene una casa con un patio amplio, pídela prestada y promete ir al día siguiente a limpiar, o págale a alguien para que lo haga. Hoy está de moda casarse en exteriores, y de día.

2. Reduce la lista de invitados.
Recuerda que esta celebración es para ti y tu pareja, los demás ya van en cola. Así que trata de reducir tu lista de invitados a ambas familias -sacando a los primos quintos que nunca ves-, y sus amigos más cercanos, que por fortuna ya deben ser los mismos. Y si sigues el tip número 1, la lista se reducirá un poco más porque sólo quienes te quieren de verdad van a hacer el esfuerzo para también pagar hotel donde sea que te quieras casar.

3. Haz tus propias invitaciones.
Deja de botar la plata en invitaciones de diseñador. Hay cientos de sitios web en los que puedes diseñarlas a tu gusto, bajarlas e imprimirlas en casa. Además, si te parecen muy simples, siempre puedes ir a los chinos y comprar encajes, perlas y una pistola de silicón, más una cuenta en Pinterest -lo cual es mandatorio para todas las novias del mundo que buscan inspiración- y así podrás adornarlas a tu gusto.

4. El vestido soñado.
Ve a todas las boutiques y tiendas de diseñador que quieras y pruébate cuantos vestidos puedas. Cuando te enamores de uno, hazte la loca y tómale una foto, luego busca en internet el más parecido. Puedes buscar en páginas como http://www.jjshouse.com/ por ejemplo, tiene vestidos hermosos que son copia de diseñadores, los hacen en China y los envían a todo el mundo. También puedes recurrir a tu costurera de confianza, o a la de tu tía o a la de tu mejor amiga. Lo que tienes que hacer aquí es mantenerte lo más alejada posible de una tienda.

5. Un buen fotógrafo no tiene que costar más que la fiesta.
Es cierto que los fotógrafos están haciendo su trabajo, y si quieres algo bueno tienes que pagar, pero no te vayas a dejar embromar. Por ahí hay bastantes queriendo hacer su agosto u otros que dicen ser buenísimos y son normales. Lo importante es que si aquí vas a pagar, lo hagas a alguien que valga la pena. Porque tu álbum de fotos es lo único que te quedará de ese hermoso día.
**Tip: Una idea divertida y económica es pedirle a todos los asistentes que te envíen sus fotos –todas- del celular o de cámaras y hacer un álbum desde el punto de vista de los invitados. Además no olvides crear tu propio hashtag, así podrás conseguir tus fotos en todas las redes sociales.  

6. Flores: menos es más.
No vayas a floristerías, ve a un vivero y compra las flores al por mayor. Todos tenemos una tía buena con las manualidades, y si no, Pinterest contigo otra vez, o Youtube, y haz tú misma tu bouquet y el de tus damas. Si quieres ahorrar aún más, vete al centro, compra metros de telas y pasa por donde los chinos otra vez y compra perlitas y más silicón y haz las flores de tela. Están muy de moda y te durarán por siempre.

7. Decoración de ensueño.
No tienes que gastar todo el dinero en decoración. En tu mismo viaje a donde los chinos compra envases de vidrio de un mismo tamaño -o diferentes, dependiendo de tu gusto- y llénalos con agua -y un puntito de colorante vegetal si gustas- y agrégale algunas flores naturales que hagan juego con los colores que elegiste. También puedes hacer cortinas de flores plásticas y cristales para la pared de las fotos o la mesa de los novios.
Para los números de las mesas y los menús -servilleteros, y recuerditos- compra mini-portarretratos al por mayor y con las perlitas restantes y encajes, decóralos e imprime los números en casa. También puedes usar fotos de ustedes y sus diferentes etapas del noviazgo.

8. Olvídate del champagne.
Sabemos que el brindis es esencial en una boda, pero el champagne no. Reduce costos comprando vino espumante o sidra. Y si quieres ten sólo una botella para los novios. Total, la fiesta y los lujos debe ser para ustedes.

9. No sirvas la comida.
Reduce costos de mesoneros colocando un buffet en vez de sirviendo la comida en la mesa. Paga por un par de personas que le sirvan la comida a los invitados en los platos y coloca las bebidas en la mesa.

10. La hora de la torta.
¿Es una boda o un cumpleaños? Lo sé, la torta es una tradición, pero no dejes todo el dinero ahí, cuando la mayoría de la gente está bailando la hora loca y muy pocos realmente la comen. Sé realista y ordena una torta de sólo dos o tres pisos máximo, dependiendo de la cantidad de invitados. Inclusive, podría ser de un solo piso y rodearla de ponquecitos. Los ponquecitos son más económicos, y hasta podrías mandar a hacer uno por persona. Todos comen torta y tú no gastas tanto.



Recuerda, este día es para disfrutarlo, no para estresarte. Así que despreocúpate por lo que pueda no salir tan bien, porque de esa noche sólo te quedan flashazos, y créeme que no quieres que sean cosas desagradables. No bebas, para que puedas recordar lo más posible, y agradece muchas veces a tu familia por estar contigo.