5 Canciones “vulgares” de los 90s que a tus papás no les importaba que escucharas

Muy atrás quedaron los 90s. Ya no somos jóvenes ni irresponsables. El rock alternativo e irreverente no volverá a ser mainstream. El reggaeton sexual, sí. Muchos niños de 5 años seguirán cantando que esta noche dan serrucho.
Lo cierto es que la música que respetamos alguna vez, ahora suena en la Hora Loca de nuestras bodas.  Atrás quedó ese momento en el que escuchabas Puto, de Molotov, en los quince años de tu primita Mariela y tus padres ni se inmutaban, seguían bebiendo whisky como si sonara Olga Tañón.
No estamos para mojigaterías. Quiero agradecer el noble gesto a nuestros padres de dejarnos escuchar lo que nos diera la gana. Estas son las 5 canciones vulgares de los 90s que a tus papás no les importaba que escucharas:

5. Látex – Desorden Público (1997) / Pantaletas Negras - Zapato 3 (1991)
La verdad es que en los 90s a todos les gustaba el rock alternativo aunque no fuesen, en esencia, rockeros. Por eso, el conteo abre con un empate. Látex es una oda al preservativo, mientra que Pantaletas negras es una insinuación al  tacto de los genitales. No es gran cosa pero a tu tía más católica de seguro todavía la escandalizan.





4. Jugo - Illya Kuryaki and The Valderramas (1997)
Todo estaba psicodélicamente bajo control en la censura metafórica de Illya Kuryaki. Estabas mirando lesbianismo y cuero sintético en MTV Latino y de repente escuchabas: Jugo en tu culo, fuego en tu jugo.  Eso, repetido durante treinta segundos. Seguro tu mamá pensó que escuchó mal, pero no.


3. En cuatro - Los Amigos Invisibles. (1998)
Hasta a mi mamá le gustaba esta canción. Podía sonar hasta en el Domingo Familiar de tu escuela sino era demasiado laica. Tus compañeros coreaban: ¡En cuatro, en cuatro, en cuatro!, y los adultos, equis. La canción se hizo un canto popular cuando salías de un exámen de matemáticas. Probablemente sonó hasta en televisión abierta. No problema.


2. Sr. Cobranza – Bersuit Vergarabat (1998)
La inconformidad política puede desatar nuestro lado más prosaico. La Versuit hizo una canción protesta que en algún punto estalla –como uno mismo – en insultos y divinas palabras en las que nos invitó a cagar a patadas a todos  los traficantes hijos de puta del Congreso. Más o  menos esa es la sintaxis.


1. Puto - Molotov (1997)
Aunque en esta canción Molotov diga la palabra puto treinta veces, hijo de puta en dos ocasiones, maricón en cuatro versos y marica en uno, no me parece que sea para tanto. Lo escandaloso de Puto era que musicalmente provocaba un caos incontenible. Cualquier lugar era ideal para una olla violenta antisistema. Quizás alguien le pateó la cara a un mesonero. Gracias, Molotov.


La ñapa:
Leche - La Corte (2000)
Aunque Leche es del 2000, merecía entrar al conteo. La Corte no fue lo mejor del hip hop venezolano pero en algún momento nos pareció cool. Nadie tuvo objeciones con una gente que decía venir directo de las cloacas. Trece ofrecía leche caliente mientras Apolonia repetía: Papi, dame leche.  La línea tuvo su gancho en liceístas calenturientas. Sonó en la radio hasta que nos reventaron. De pana que la pegaron por leche.