Lugares de terror para visitar en Venezuela


Museo de la Leyenda – Carretera Nacional de la Costa entre Clarines y Píritu
En la carretera nacional de la costa se encuentra un pueblito llamado Pachaquito que encierra un misterioso secreto: el Museo de la Leyenda. Fundado por el tallista José Delfín, quien lo ideó con intención de exhibir sus obras, lo ha orientado con el tiempo a la muestra de leyendas venezolanas de todo tipo de espantos. Es muy probable que no vio Annabelle, la película de la muñeca poseída, cuando salió y nadie ha querido arruinarle la fiesta.
El museo cuenta con dos salas de exposición cambiante, tres salas con exposiciones permanentes, una sala dedicada al arte popular venezolano, un jardín, un cine y una capilla.  Las salas están llenas de murales y tallas tétricas que narran todo tipo de mitos y leyendas de nuestro país, desde ánimas hasta demonios. Cada año hacen una “cacería” nocturna en medio de la naturaleza y una exhibición especial sobre brujas. Lo mejor es que previa cita pueden realizarse visitas de noche, el lugar perfecto para una pijamada de las gemelas en The Shining.


Hacienda Buena Vista – Cerro el Ávila
En el medio del Parque Nacional El Ávila se encuentra la hacienda Buena Vista, antigua residencia de uno de los personajes más tétricos y particulares de la historia de Venezuela.
El Dr. Gottfried Knoche emigró de Alemania y se radicó en el litoral en 1940, se dedicó a trabajar en el Hospital San Juan de Dios en la Guaira durante la guerra federal, trabajando, al mismo tiempo, en una fórmula para la momificación. Sí, momificación como en el antiguo Egipto.

Comenzó con José Pérez, un fallecido de neumonía durante la guerra cuya momia colocó custodiando el mausoleo familiar. Imagínense la sorpresa de quienes lo visitaban para irse a tomar un café cuando veían que el portero no se movía. Luego lo hizo con otros personajes importantes como el fundador del periódico El Venezolano, Tomás Lander, cuyo cuerpo permaneció sentado en posición de escribir durante 39 años antes de ser llevado al Panteón Nacional.
Tanto el doctor como su familia fueron momificados y puestos en el mausoleo, parece que sus reuniones familiares eran bastante peculiares. Las ruinas de la hacienda están compuestas por la casa principal, el laboratorio y el mausoleo, que fueron saqueadas y abandonadas después de la muerte de la familia, las momias fueron robadas y esparcidas para no verse más, pero los reto a tomar la senda para visitar la vieja hacienda y no salir corriendo en el intento.


Casa Fuerte – Barcelona.
La Casa Fuerte de Barcelona fue un antiguo convento franciscano tomado por los patriotas como cuartel en 1811. Ahora, para tener un nombre como ese, tiene que ser un lugar con una gran historia, y la verdad es que su historia no decepciona.
Por fuera, parece una ruina cualquiera de las batallas de la independencia, pero no tiene nada de convencional, porque en la masacre de abril de 1817 murieron más de 4000 civiles (Mujeres, niños y ancianos incluidos), no soldados, refugiados y pobres que buscaban asilo. Si no es suficiente con eso para mantener una distancia prudencial de cualquier presencia que ronde por allí, los Realistas descuartizaron Eulalia Ramos, a la líder de las mujeres que salieron a combatir en vez de quedarse escondidas. Un excelente sitio para acampar si eres un psicópata o la Médium.