Marianne Malí y los enamorados: Jazz, flores y mucha picardía


El domingo pasado fuimos a la Plaza Francia de Altamira para disfrutar de un concierto al aire libre, pero no fue cualquier concierto. Se trataba de un grupo que cambiaría para siempre mi percepción del Jazz, el Blues y otros tipos afines de música. Cuando pienso en estos géneros musicales, lo normal es que vengan a mi mente colores fríos u oscuros,  pues me parece que utiliza sonidos y arreglos con matices bastante sombríos. Pero Marianne Malí y los enamorados nos mostraron un mundo de colores vivos a través del Jazz, así como otros géneros de las primeras décadas del siglo XX, con letras adaptadas a la cotidianidad de las relaciones venezolanas.

Marianne, vestida al mejor estilo “pin-up” y usando una voz maravillosa, nos hizo dar un viaje por un repertorio que invocaba con mucho glamour las aventuras más picaras que una persona puede vivir –limitada por el cambio de algunas palabras para preservar el ambiente familiar de domingo por la tarde, que hacían incluso más gracioso el asunto-, a través de arreglos alegres y atrevidos. Cantó sobre las personas que trabajan sin parar –“Nadando sin profundidad”-, sobre los amoríos con un hombre mayor –“Canas en mi cama”-, sobre los tríos eróticos, y en esa canción más de uno se cuajó de la risa –“Tomarte para tres”-, sobre los halagos que recibimos las mujeres a diario por parte de los trabajadores de construcción, donde le sacó a todos los hombres del público el obrero que llevan dentro, porque los puso a silbar ¡durísimo! –“Fui fuiu”-, así como versiones espectaculares al estilo de la vieja escuela de La Casa, de Caramelos de Cianuro, y Summertime, de Billie Holliday. También le cantó a la tristeza por el desamor –“¿Por qué tan solo?”-, a aquellas personas que han tenido que meter su vida en una maleta para comenzar de nuevo en otras latitudes, lo cual es lo más común en los últimos tiempos –“Maleta”-, y finalizó rindiéndole un tributo a la ciudad que la inspiró para crear este proyecto musical tan bonito: New Orleans –“Nola”-.


Durante toda la presentación se escucharon risas, hizo levantar la mano a los que estaban enamorados, a los que les habían roto el corazón, a los que habíamos roto corazones –ups... nos declaramos culpables-, nos hizo llorar de nostalgia, y así siguió. Estuvo acompañada de “Los Enamorados”, un grupo de músicos maestros que interpretaban diferentes instrumento: Trompeta, clarinete, tuba, batería, piano, bajo y guitarra. Cada uno tuvo la oportunidad de brillar; ¡hasta escuchamos un solo de tuba! La misma Marianne lo dijo “ustedes son de las pocas personas en el mundo que pueden decir que han escuchado un solo de tuba”, y déjenme decirles que fue genial. También escuchamos el instrumento más inusual que he visto en mucho tiempo, llamado Washboard, a cargo del músico Filemón Monterola. Este instrumento puede describirse como una tabla para lavar con muchos “perolitos” a los lados, que suena divertidísimo y es típico de la música sureña de los Estados Unidos. Pero, ojo, no se los cuento para que le hagan tuning a la batea de su casa, me hacen el favor.

Todo este concierto, del cual destacamos también la excelente producción a nivel de vestuario, puesta en escena y logística, estuvo enmarcado en el evento “Nuevos sonidos de la música venezolana”, bajo el concepto “Guataca en la plaza”. Les cuento que con este evento, promovido por Guataca Producciones y la Alcaldía de Chacao, podremos disfrutar de conciertos todos los domingos de junio a las 4:00 p.m., así que ya tienen algo con qué llenar sus agendas. Les prometo que vale la pena; Guataca apoya a los músicos nuevos, proporcionando espacios en los que puedan exhibir sus habilidades y su virtuosismo, por lo que todos los conciertos que vienen estarán excelentes ¡no se lo pierdan!

En cuanto a las canciones de Marianne Malí y los enamorados, son parte de sus EP Blues Live SexyON Vol. 1 y 2, pueden comprarlas en ichamo.com, para seguir disfrutando de esta sensual y genial propuesta. Deleiten sus oídos con Blues hecho en Venezuela, alegre y colorido como lo somos nosotros.

P.D.: Tuvimos la oportunidad en este concierto de saludar a Aquiles Báez y contarle que es uno de nuestros Guitar Heroes. ¡Somos fans enamorados!