¿Se puede vivir sin sexo?



Todo el mundo habla de la sexualidad a diario, pero es muy raro hablar de la ausencia de sexualidad. En el sitio Web Wired, reseñan un estudiante llamado David Jay, un estudiante de la Universidad de Wesleyan, creador de una página web llamada Asexual Visi­bility and Education Network (Visibilidad asexual y red educativa) que comenzó como un sitio de recolección de experiencias de asexualidad. Ya incluso para el día de hoy hay 80.000 usuarios registrados.

Pero igual, para algunas personas, la idea de ser, por completo, asexual no tiene sentido.  Entonces, de repente apareció un nuevo grupo de personas llamadas los demisexuales. Estas personas también son asexuales, pero sienten deseo sexual sólo de conexiones emocionales profundas con otras personas.  Para estas personas, no surgen atracciones sexuales en fiestas, en el metro o en el gimnasio.
Sin embargo, las razones por las cuales la gente decide ser asexual son variadas. Algunos reconocen tener oleadas de deseo sexual, otros dicen que son indiferentes, y otros, nada mas de pensar en sexo, les da asco.


Algunos demisexuales describen tener deseos sexuales, pero no los conectan con nadie en particular. “quiero tener mucho sexo, pero con nadie especifico” dice Mike, un canadiense de 27 años que trabaja en una fabrica. “Si alguien trata de estimularme sexualmente, salgo corriendo gritando”. Hay muy poca investigación de la asexualidad y sus variaciones, así que no hay datos precisos para describirla, o tener estadísticas de cuantas personas se consideran asexuales.

En una encuesta realizada en Inglaterra en el 2004, los datos indicaron que 01% de la población se considera asexual.  Algunos psicologos que han explorado este tema expresan que la gente que no quiere tener sexo no está, necesariamente, sufriendo de algún desorden mental. Este es un concepto muy nuevo, que, por lo general, la gente no conoce, y lo tacha de enfermedad, relata Lori Brotto, una psicóloga y ginecóloga de la Universidad de British Columbia. No hay pruebas hormonales que indiquen que tenga que ver con algo biológico, la mayoría de los asexuales pasan, de forma normal, por la adolescencia, y no parecen tener ningún problema hormonal o fisiológico. En uno de los estudios de Brotto,  la respuesta sexual física en las mujeres asexuales en la misma que en las mujeres con deseo sexual.  


Sin embargo, hay mucha gente que sufre de desorden de deseo sexual hipoactivo (perdida de la libido) y esta condición resulta molesta para el que la padece, porque quieren volver a sus niveles anteriores de libido, a diferencia de los asexuales, que nunca sienten deseos sexuales marcados, y se sienten bien con esto.
Es probable que la definición de sexualidad normal siempre va cambiando con  las expectativas sociales de la época. Imagínense si estas personas no hubiesen tenido esta válvula de escape en la internet. Lo mas posible es que ni nos hubiésemos enterado de estas tendencias. ¡Quién sabe que más nos queda aún por descubrir!