Helados que rascan: 5 recetas embriagadas de sabor


Aquí con nuestro clima tropical y el calorcito eterno que nos identifica, anímate y reparte heladitos con caña en tu próxima reunión o lleva como souvenir cuando vayas a una. Te tomarán un poquito de tiempo, pero prometemos que todos tendrán que ver contigo en la fiesta y los rascarás a todos y no entenderán cómo. Aquí te paso 5 recetas deliciosas para hacer helados con alcohol.  

Mojitos de fresa congelados
Solo necesitas fresas, hojas de menta, limón, media taza de azúcar, media taza de agua, y media taza de ron. Mezclas todo y lo vacías en los moldes para helado. Congélalos y repártelos en tu reunión. No sé si salgan más baratos pero de seguro duran más que un shot.

Margaritas cremosas
Vas a necesitar un par de limones, leche condensada, agua, sal y tequila. Coloca todos los líquidos en un envase y mézclalos. Sirve la mezcla en un vacito de plástico hasta la mitad, e introduce un vacito de café en el medio (llénalo de granos para hacer peso). Llévalos al congelador por unos 15 minutos. Sácalos del congelador y remueve el vacito de café. Llena el huequito con leche condensada y menta. Termina de llenar el vaso con la mezcla y atraviesa una paleta con una rodaja de limón y tapa el vacito mientras clavas la paleta en la leche condensada. Congélalos por 20 minutos más y luego ¡disfruta! – Y ráscate de la manera más dulce. 

Sangría en paleta
Necesitaras: Una botella de Sangría de tu marca preferida, frutitas picadas y Chinotto (o 7up). Junta todo en una jarra y revuelve. Llena unos moldecitos para helados y congélalos. Sácalos después de media hora y reparte. No rascan tanto, pero son ricos. Bueno, después de uno o dos, es mejor que estés pendiente de tu tía.


Piña colada para llevar
Un roncito, coco, piña, agua, una licuadora, unos moldes para helado y un congelador… ¿Qué más se puede pedir en esta vida? Deliciosos y te aseguro que te volverás adicto a esto.

Champaña para el calor
¿Quieres verte como de clase y tienes unos realitos? Haz heladitos de frutas y mételos en las copas de champaña. Te verás fina y además sabe delicioso. Te rascas barato. ¿Te acuerdas cuando metías la Bom Bom Bum en la Frescolita? Bueno así, pero no.