Frutas en los sandwiches: ¿Genialidad o locura?

¡Señoras y señores, niños y niñas! ¿Alguna vez han realizado un descubrimiento que saben que cambiará su vida? ¿Algo que seguro ya existe, pero es nuevo para ti y estás convencido de que es el camino correcto en busca de la salvación de la humanidad? Bueno, eso último puede ser algo exagerado, pero debo admitir que me entristece el hecho de que mi infancia, mi juventud y la mitad de mis veinte se hayan encontrado desprovistos de esta creación. Me refiero a los geniales, maravillosos, esplendorosos sándwiches con frutas. Ahora, quiero compartir esta maravilla con ustedes; he probado ya varias combinaciones y se me ocurren unas cuantas, por lo que hoy me dedicaré a mostrarlas. No sé si estas tengan nombres oficiales, pero les diré que las recomiendo con los ojos cerrados. Sé que cuando lean algunas de las combinaciones les parecerán algo extrañas pero, amigos míos, créanlo, la boca les explotará en sabor. Vegetarianos, si remueven lo que no les gusta, igual quedarán unos sándwiches bestiales.

Ejemplar número uno:

Ingredientes:
¾ de un tomate en rodajas
½ cambur picado en rodajas
6 rodajas de pepino
1 hoja de lechuga
Un trozo de patilla
Jamón (si eres vegetariano, remueve este ingrediente)
Tres lonjas de pan cuadrado

Preparación:
Esta receta de sándwich fue la segunda que hice en mi vida, pero hasta ahora se lleva el premio. Aquí pueden sacar un sándwich de dos pisos: primero, tuesten un poco los panes, luego de hacer esto, lo importante es el orden en que va todo. Haz una cama en el primer piso de lechuga y jamón, en ese piso agrega el tomate, dos rodajitas de cambur y la mitad del trozo de patilla. En el segundo piso, pongan lo que queda del cambur el pepino y el resto de la patilla. ¡No lo van a poder creer! Pueden jugar con la sal y las pimientas a gusto, o tal vez ponerle miel, queso de cabra u otros ingredientes que ustedes quieran.

Ejemplar numero dos:

Ingredientes:
2 huevos revueltos.
½ Tomate
5 rodajas de Pepino
Brócoli al gusto
¼  de cambur en rodajas Cambur
Medio durazno -la otra mitad te la puedes comer mientras lo vas preparando-
Si la economía te lo permite, almendras fileteadas

Preparación:
Para el primer piso, vayan agregando los huevos sobre el tomate, y pongan la mitad del durazno. En el segundo piso, pongan el pepino, el brócoli, el cambur y lo que queda del durazno. De nuevo, pueden agregar cualquier otra cosa como ajonjolí, queso de cabra –si es que lo consiguen, claro-

Ejemplar número tres:

Ingredientes:
Piña en rodajas
3 fresas en rodajitas
Lechuga
Rugula
Jamón

Preparación:
Este último, inténtenlo con pan cuadrado o pan pita. Si usan pan pita, corten la piña en palitos. Aquí trabajaremos con sólo un piso, y empezamos de nuevo con la lechuga y el jamón, luego añadimos la piña, la rúgula y la fresa. Intenten ponerlo a la plancha, o asar primero la piña y después ponerla en el sándwich.

Espero tengan el valor de probarlos, porque valen la pena. Además, yo no soy nutricionista, pero esos sándwiches suenan bastante sanos e, insisto, son increíbles. Pueden crear sus propias combinaciones según sus gustos, y experimenten con todos los sabores que quieran. Creo que es momento de replantear las posibilidades del sándwich como lo conocemos.