Origen de las Tradiciones Navideñas Venezolanas


A todos nos encanta la navidad, sobre todo si eres venezolano. Nosotros no sólo celebramos el 25 de diciembre, nuestras fiestas duran todo el mes de diciembre –y en algunos casos, desde noviembre-. Nos encanta tener el arbolito iluminando en la sala, hallacas en la nevera, pan de jamón en la mesa, un nacimiento donde no falte una oveja que siempre se caiga y las gaitas sonando a todo volumen, ¿Qué puede ser mejor que eso? Pero, ¿alguna vez te has preguntado de dónde vienen todas estas tradiciones que tenemos los venezolanos? Aquí te lo contamos.


Los Aguinaldos
El estilo musical de los aguinaldos proviene de España, arreglado a lo largo de los años con sonidos criollos. El origen de la palabra Aguinaldo se cree desciende de la palabra Aguiland en francés y significa obsequio que suele hacerse en vísperas de la navidad. Luego el término fue cambiando desde las serenatas europeas, hasta definirse a los aguinalderos como personas que iban por las calles y de casa en casa, por todo lo largo y ancho del país, interpretando frente a los pesebres canciones navideñas mientras las familias compartían con ellos dulces y bebidas típicas de la época incluso a principios del siglo XX.


El Nacimiento
El pesebre nace en Italia, donde se representaba el nacimiento de Jesús con figuras de arcilla y madera en las iglesias. Cuando Carlos III llega a España como emperador, trae consigo su afición por los nacimientos, que se popularizan entre la nobleza. Con la colonización española en América el pesebre se convierte en parte fundamental de las tradiciones navideñas venezolanas, precediendo por mucho a los arbolitos y otras tradiciones por su significado religioso que es importantísimo para las bases de la cultura venezolana.


El Pan de Jamón
El pan de jamón, contrario a lo que puede parecer, no siempre ha sido parte de la comida tradicional navideña. Tiene un origen bastante reciente, durante el siglo XX. Se inventó en la panadería Ramella, en la esquina de Gradillas, y poco a poco otras panaderías de la competencia le agregaron otras cosas, como las pasas y las aceitunas, hasta terminar en el que todos conocemos hoy. Los primeros panes llevaban el jamón picado en cuadritos y la masa se preparaba con canela, clavos de olor y vinos.

El niño Jesús
A diferencia de muchos países, en Venezuela, los regalos no los trae San Nicolás, Santa Claus, Papá Noel, a nosotros nos los trae el Niño Jesús. Y la tradición viene de los mantuanos, quienes enseñaban a sus hijos que si se portaban bien durante el año, en la nochebuena, durante el cumpleaños del niño Dios, él te iba a traer un regalo. A mediados del siglo XX se comenzó la tradición de hacerle la carta al niño para que te trajera algo que tú quisieras.


La Hallaca
La navidad en Venezuela tiene este sabor. Hay muchas versiones sobre el origen de la hallaca. Una de ellas es que viene de una costumbre indígena en la que mezclaban maíz triturado con lo que cazaban, y luego lo hervían, según su nombre proviene del guaraní, de la palabra “ayúa” o “ayuar” que significa mezclar o revolver. Hay otra versión que dice que es la comida que se le daba a los presos y esclavos durante la colonia, en la que sobre una hoja de plátano se ponía masa de maíz y restos de las comidas, y lo doblaban para que se la comieran. Sea cual sea el verdadero origen, esto se ha vuelto el plato más representativo de nuestra navidad.


El Arbolito
Esta tradición navideña viene de la celebración pagana del nacimiento del Dios Frey, quien era el Dios del Sol y la fertilidad. Nos la trajimos al cristianismo gracias a San Bonifacio, quien en Alemania tomó un pino y lo plantó en frente de su casa, lo decoró con manzanas (porque representaban el pecado de Adán y Eva) y con velas, las cuales representaban la luz de Cristo. El resto lo hemos adaptado nosotros. Ahora, muchas personas le ponen una estrella que simboliza la estrella de Belén la noche que nació Jesús. Las luces se las pusimos porque con velas se nos podía quemar la casa.


Las Gaitas
¡El sonido de la navidad en Venezuela! Este sonido mágico que hace que todos los venezolanos nos mueven el sentimiento tiene un curioso origen. Durante la colonia, los misioneros españoles nos enseñaban a cantarle al niño Dios durante la navidad, ¿y qué pasó? Empezamos a cantarle a Jesús en su cumpleaños, pero lo hicimos a nuestra manera: ¡Con sabor! El furruco, las tamboras, el cuatro y los cánticos crearon este estilo musical. El Zulia se encargó de hacerlo crecer y hasta de adaptar las letras de las canciones para hablar de la Chinita, de amor, de Navidad, de amistad, de situaciones sociales y hasta protestas musicales. 

Lo dijeron Carelin y Jesús Armando