6 dietas para estar en la línea en el 2016


Ya empezamos un nuevo año, y con él, así como con las doce uvas del 31 de diciembre, se vienen las mil quinientas resoluciones de año nuevo que todos nos proponemos -como todos los años-. Y siempre entre ellas está el lograr el cuerpo deseado, admítanlo. Unos quieren ser fitness, otros sólo buscan entrar en talla. Es por eso que aquí te traigo algunas de las más famosas dietas para perder peso rápido y sin mucho sufrimiento este 2016. Elige la que más te convenga y ¡a ponerte mi amor!

1. La dieta líquida


Esta dieta es perfecta para bajar de peso rápido. Y con “rápido”, me refiero a ¡volando! Eso si, es una dieta, más que alimenticia, psicológica. Si eres de los que tiene que comer sólido o de los que siempre anda picoteando, te recomiendo que pruebes otra opción, porque para hacer esta dieta se necesita de mucha disciplina y de una cueva.

Esta es una dieta para eliminar toxinas y depurar el organismo, consumiendo sólo líquidos. Jugos naturales y sopas son la base de este régimen. Cero azúcares, endulzantes, sal, o saborizantes. Por lo mismo, no es recomendable hacerla por más de una semana.

2. La dieta verde


Como todas las dietas, la base de esta se encuentra en la disciplina y en que ames los vegetales con todo tu corazón. Esta dieta fue ideada por el doctor Maurice Diamonne, un nutricionista francés que la bautizó Dieta Verde, debido a la gran cantidad de verduras que la componen. Sus elementos apuntan a disminuir la cantidad de grasas del cuerpo, al mismo tiempo que desintoxican al organismo de alimentos muy procesados.

Ejemplo de un día de dieta

Desayuno
Jugo de naranja y 1 rebanada de pan integral con queso descremado o mermelada sin azúcar.
Media mañana
Elige entre: 1 fruta de estación, 1 vaso de ensalada de frutas, o 1 taza de leche descremada con hojuelas de maíz.
Almuerzo
Caldo de verduras, 1 plato de ensalada de verdura y bistec chico.
Media tarde
Jugo de naranja, 1 rebanada de pan integral con queso de cabra.
Cena
Sopa de verduras y 1 filete de pescado a la parrilla con tomates y lechuga. 1 fruta.

3.  La dieta astronauta


Esta no es una dieta del otro mundo, pero si eres de las personas que se estresan con facilidad, esta es la de tu mundo. Esta dieta formó parte de un plan de alimentación preparado por los consejeros de la NASA y estaba destinado a evitar los problemas gástricos producidos por el estrés a todo el personal que participaba en los programas de vuelos espaciales, y pues, luego se descubrió que “gracias a la medicina sistémica”, también servía para bajar de peso.
 La dieta se distribuye así:
  • Desayuno: (es igual todos los días) Café  o té  y una rebanada de pan.
  • Almuerzo: 3 huevos duros. 1 tomate.
  • Cena: 1 bistec* a la plancha (200 g). Ensalada verde.
*En las cenas, puedes variar la proteína.
Recomendaciones generales:
  • Como mínimo, tomar dos litros de agua cada día -puede ser como infusiones: té, café-.
  • No condimentar con aceites, mantequilla  ni margarina.
  • No utilizar azúcar bajo ninguna de sus formas. Sí se pueden usar edulcorantes artificiales.
  • No comer ni más ni menos de lo que se indica ni reemplazar un alimento por otro.
  • Beber abundante líquido entre las comidas principales.
4. La famosa Detox


Antes de iniciar una dieta de verdad, debes liberar tu cuerpo de toxinas y poner en marcha tu sistema digestivo. Para esto, te aconsejo que acompañes la desintoxicación con algo de deporte. Cualquier actividad física acelera el metabolismo y nos ayuda a mantenernos en el peso ideal, además de sus otras muchas ventajas para la salud.

Es recomendable desintoxicar el cuerpo antes de empezar con una dieta porque, si un día pasamos un poco de hambre, esta situación pone al cuerpo en un estado de privación que provoca que el cuerpo produzca más residuos –y, mientras más residuos, menos perdemos peso-. Así que lo mejor es estar un día entero haciendo una dieta de desintoxicación previa, comiendo muchos alimentos naturales que ayudan en el proceso depurativo como vegetales verdes, y beber agua para ayudar en el proceso de drenaje y eliminación de toxinas. A esto, agrégale al menos 5 vasos de limonada a temperatura ambiente durante todo el día. ¡Fuera el café, el té y el alcohol!

Al final del día de desintoxicación te sentirás más ligero, por supuesto, porque habrás conseguido perder peso. Entre 500 gramos a 1 kg -dependiendo de tu peso y la forma de tu cuerpo-.

5. Dieta del limón


Siempre se ha sabido que el limón es un diurético natural, y si ya hiciste una dieta detox, puedes continuarla con una semana más de “limón”. Aliméntate esta semana, intercalando limonadas y sopas de verduras durante el día. Es importante que no te saltes las sopas, pues son estás las que te mantendrán lleno(a) y te eliminarán la ansiedad.

Receta para la limonada

Ingredientes
El zumo de medio limón.
Medio litro de agua, si es filtrada mejor.
2 cucharaditas de jarabe para panquecas -o un palo de canela, si se prefiere; es para quitarle la acidez al limón-.
Una pizca de pimienta de cayena.

Preparación
Para hacer la limonada, hay que mezclar el agua con el del zumo de limón, recién exprimido, añade después  2 cucharaditas de jarabe de arce o un palo de canela,  y por último, una pizca de pimienta de Cayena.

Receta de la Sopa de verduras

Ingredientes
1 zanahoria picada
1 ramita de apio picado
½ cebolla picada
4 rábanos
1 puñado de guisantes
½ hinojo picado

Preparación
Pica todo en trozos pequeños. Añade la zanahoria, el apio y la cebolla en una sartén -o cazuela- de tamaño mediano con agua hirviendo. Después de 5 minutos, añade los guisantes, los rábanos y el hinojo. Baja el fuego y mantenlo unos 10-15 minutos.

6. La dieta Paleo


La palabra Paleo no es un tipo de perreo nuevo, esta palabra proviene de la época del Paleolítico. Y está dieta se basa en comer como lo solían hacer nuestros ancestros, ¡con puras cosas sanas!

La base de tu dieta deben ser las verduras. En segundo lugar está la carne, el pescado y los huevos. Y por último la fruta, los frutos secos, semillas, aceites -de oliva o de coco-, especias y hierbas. Es así de simple. Si quieres simplificarlo todavía más se podría decir que debes comer plantas (verduras, frutas, frutos secos, semillas, hierbas y especias) y productos animales (carne, pescado y huevos).

Mientras que las verduras, frutas, hierbas y especias no aportan muchas calorías, deberían ser la principal fuente de la que obtienes carbohidratos (los pocos que vas a consumir) y micronutrientes (vitaminas, minerales, etc.). No debes comer azúcar ni granos procesados (harina, trigo, maíz, cereales, pasta, pan). Por lo que esta dieta es muy recomendable para las personas que tienen celiaquía o deficiencia al gluten y quieren seguir comiendo delicioso.