Cinco canciones para recordar el legado de David Bowie


David Bowie era un ícono como pocos. Con casi 50 años de carrera su impacto en la música trascendió décadas y géneros reinventándose a si mismo según sus necesidades artísticas, maravillando al público como pocos ofreciendo algo único y especial adelantado a su tiempo. Aquí en Dominó y Truco le recordamos con cinco canciones que sin duda engloban la magia especial de Bowie:

5- Space Oddity (1969)
Lanzada en Reino Unido a mediados de 1969, "Space Oddity" fue el gran salto a la fama de Bowie y que también serviría de introducción al Mayor Tom, uno de los personajes recurrentes de sus canciones. La canción cuenta la historia de un astronauta que decide aventurarse en el espacio en vez de regresar.


4- Starman (1973)
Con su álbum "The Rise and Fall of Ziggy Stardust", Bowie reinventa su imagen con la figura de Ziggy Stardust que, con un flamante cabello rojo y extravagante look andrógino, lidera la banda musical The Spiders of Mars. Starman cuenta la historia del hombre estelar quien Ziggy Stardust no es más que un mensajero.


3- Ashes to Ashes (1980)
Retomando al personaje del Mayor Tom, Bowie usa esta canción como un divorcio a lo que había sido hasta ese momento, una especie de antes y después de su carrera. El Mayor Tom es descrito como alguien acabado y hastiado de la vida que ahora estaba tocando fondo. Una figura que Bowie, luego de los excesos de ser la celebridad musical más grande de los 70 estaba sintiendo.


2- Under Pressure (1982)
Los ochentas representaron el inicio de una época mucho más difusa para Bowie. Su material tal vez no tendría la misma garra que tuvo en los 70 pero sería el inicio de una era mucho más casual y ligera pero también mucho más experimental y acogedora. Del principio de esta etapa nace "Under Pressure", surgida de una sección de improvisación con Freddie Mercury y el resto de la banda Queen.


1- Lazarus (2016)
El último álbum de David Bowie fue "Blackstar", que fue lanzado al mercado el 8 de enero del 2016, el mismo día del cumpleaños 69 de Bowie y dos días antes de su muerte. Muchos, incluyendo gente que trabajó en la producción del álbum, lo consideran una despedida por parte de Bowie. Esto es más evidente en el sencilllo "Lazarus", cuyo video musical muestra a Bowie en una cama de hospital hablando sobre despedidas y renacimientos.