¿Qué significan los sueños?


Hace unos días tuve un sueño, o mejor dicho, una pesadilla. Es la peor que he tenido en mi vida, fue tan real y me dio tanto miedo que tengo desde ese día durmiendo con la luz prendida. Si, tengo casi 30 años y estoy durmiendo con la luz prendida. Y no, ¡no es gracioso!

Soñé que sabía que era el día de mi muerte, y estaba sumamente tranquila al respecto -lo cual es aterrador-, me reuní con mi familia y amigos más cercanos y me despedí de ellos -ellos estaban hasta más tranquilos que yo-, y pues, la muerte vino por mí. Al momento de morir me desperté más que aterrada. Por esta razón, me puse a leer mucho sobre el significado de los sueños y quiero compartir con ustedes lo que aprendí sobre los más comunes.

Volar.
Volar en la vida real tiene que ser espectacular. Debe ser una sensación de libertad infinita. Por lo que cuando soñamos con esto es porque nos sentimos ahogados por alguna situación y necesitamos sentirnos libres. Estos sueños son indicativos de que necesitamos liberarnos de esa preocupación en específico, esa que en el fondo de nuestro ser conocemos bien.


Estar embarazada.
Cuando esto sucede, no tiene que ser porque se quiera concebir un hijo, ni algo premonitorio. Casi siempre se refiere a que tu corazón te está indicando que necesitas darle vida a un nuevo proyecto. Ese proyecto puede ser un nuevo trabajo, el desarrollo de una idea, un viaje, e incluso una relación sentimental.

Perder el control de un vehículo.
La mayoría de las veces solemos interpretarlo como algo malo, o como si lleváramos una vida descontrolada. Por el contrario, este tipo de sueños -conllevados por la ansiedad- no hacen más que revelarte lo bien que te está yendo en ese proyecto, y que el éxito del mismo no tiene freno. ¡Alégrate!

Que se te caiga uno o varios dientes.
Muchos lo consideran premonitorio y lo asocian con la muerte de algún familiar o una pérdida muy fuerte de cualquier tipo. Sin embargo, lo que en realidad significa es que tu inconsciente te está dando ánimo. Sí, estos sueños se tienen por lo general cuando se ha perdido la confianza en algo que se quiere mucho. Por esto, es normal que en el sueño se te caiga algún diente y te tapes la boca, o no dejes que nadie te vea, también puede que te sientas triste durante y después del sueño. Así que hazle caso al inconsciente y levántate. ¡Empieza de nuevo!


Perder la pareja o algún ser querido.
Esta es otra pesadilla común y está muy relacionada con la inseguridad, la ansiedad y sobre todo, el miedo a la soledad. Esta se caracteriza por la partida de un ser querido, que puede ser tanto una pareja como un amigo, un familiar o alguien muy cercano y se interpreta como un sentimiento de inferioridad, falta de confianza en sí mismo y dependencia de otra persona. Yo te recomiendo un viernes con amigos para que se te quite la “dependencia”. Prueba cosas nuevas por tu cuenta.


Que te persiguen.
Según estadísticas, esta es la pesadilla más frecuente. Por lo general se sueña que un animal peligroso, una persona con malas intenciones o un ser ficticio y de tipo paranormal, nos persigue o intenta atacarnos. Y esta pesadilla se tiene cuando sentimos miedo frente a una confrontación, puede ser contra el jefe, un profesor, un padre abusivo o una relación emocional que peligra su continuidad. Aunque en Venezuela, podríamos atribuírsela con facilidad al miedo a encontrarnos con un choro en cada esquina.

Morir / vernos muertos.
Estos sueños son más comunes de lo que se cree. Muchas veces sientes tu muerte o la presencias como una tercera persona. En algunos casos estás preparado para morir, en otros, esta muerte te sorprende; pero significan que debes poner fin a algo en tu vida: una relación, un trabajo, una carrera. Y deberían darte mucho miedo, porque no existe nada más triste y aterrador que estar con alguien o hacer algo que no nos guste.

Luego de leer tanto sobre este tema, aprendí que los sueños no son más que nuestro corazón hablándonos, y/o regañándonos. No hay nadie que nos conozca más en el mundo que nosotros mismos, por lo que nosotros somos quienes podemos interpretar y ponerle nombre y apellido a nuestros sueños, además de hacer algo al respecto. Está en ti prestarles atención.