TSJ: La consultoría jurídica de Miraflores


La separación de poderes es una de las bases primordiales de la democracia, ya que al existir esta organización en el Estado se garantiza que se limitarán los abusos de las personas que estén en el poder. Es difícil entender el concepto de separación de poderes cuando se vive en Venezuela, ya que nuestras instituciones están todas tildadas del mismo color y bajo las órdenes del mismo partido: el que ocupa el palacio presidencial.

Hemos sido testigos de cómo el Tribunal Supremo de Justicia no sólo ha pasado por encima de una decisión emanada de la Asamblea Nacional en relación al decreto de emergencia económica, sino que, además, usurpó funciones que no le correspondían. Tras ver tan aberrante resolución que violenta todos los principios de la democracia, uno cuestiona la parcialidad del máximo tribunal del país, y está bien justificado cuestionarlo: ¿sabía usted que desde el año 2004, año en el que nombraron nuevos magistrados, el TSJ no ha sentenciado absolutamente nada en contra del Estado? En otras palabras, el Gobierno que tiene el control de todo no tiene la culpa de nada.


Como han sido 12 años de peligrosos silencios y sentencias politizadas de parte de nuestro Tribunal Supremo, que en la práctica parece la Consultoría Jurídica de Miraflores, les dejamos este recuento de algunos casos en los que el TSJ de verdad debió ocuparse.

Junta médica que evaluaría la salud de Chávez

Cuando el Presidente Chávez anunció que sufría de cáncer en el 2011, el Tribunal Supremo de Justicia debía designar una junta médica que evaluaría la salud del ahora difunto Presidente, todo esto según el artículo 233 de nuestra Constitución. Esto, que debía hacerse de oficio, nunca se hizo, aún cuando se solicitó en muchas oportunidades. El TSJ sólo guardó silencio.

Recurso contra las elecciones presidenciales del 2013

Tras las elecciones del 14 de abril de 2013, en las que el CNE proclamó como Presidente a Nicolás Maduro, el candidato opositor, Henrique Capriles Radonski, introdujo un recurso ante la Sala Electoral donde impugnaba los resultados de dichas elecciones debido a que el margen era muy pequeño, además que existían muchas irregularidades tanto en los libros de votación como en las papeletas y las actas escrutadas. Pese a la grave denuncia, el TSJ consideró que era inadmisible.

Venezuela y su retiro de la Comunidad Andina de Naciones

El mismo Tribunal Supremo de Justicia que hoy asegura que hubo una violación al debido proceso, es el mismo que aceptó que Venezuela se retirara de la Comunidad Andina de Naciones en medio de una alocución de Aló, Presidente. Este acto, digno de pelea de señores en una bodega, fue invisible para el TSJ; tan sólo se ordenó a desaplicar las normas y leyes relacionadas a la CAN, pero nunca se hizo el procedimiento correspondiente.

RCTV y los equipos

El Gobierno que no soporta la crítica se encargó de cerrar al canal que más lo criticó. Después de más de 50 años en el aire, por orden directa de Hugo Chávez no se le renovaría la concesión para transmitir de manera abierta a través del espectro televisivo del país. El Tribunal Supremo de Justicia dictaminó que la Televisión del Estado, TVes, podría usar todos los equipos de RCTV, ya que sería injusto desmejorar a los venezolanos al quitarles un canal más. Estos equipos nunca se indemnizaron ni se devolvieron.